Escuela en Barcelona es el ejemplo que las brigadas educativas del chavismo quedaron en “puro gamelote”

Las brigadas educativas inventadas por el chavismo se olvidaron de las escuelas en Barcelona

 

 

 

 

Personal docente y administrativo de la Escuela Oficial Combinada El Esfuerzo II, ubicada en Barcelona, aseguraron que casi dos meses después de iniciadas las clases, siguen esperando por las Brigadas Comunitarias Militares para la Educación (Bricomiles) que supuestamente llevarían mejoras a todos los planteles públicos del estado Anzoátegui.

Javier A. Guaipo // Corresponsalía lapatilla.com

Ante el abandono del que llevan años siendo víctimas, desde la propia institución han tenido que realizar las gestiones necesarias, en conjunto con los padres y representantes, para tener un año escolar lo más normal posible.

“Nuestra escuela lleva más de seis años sin recibir pintura decente. Tampoco hemos sido dotados de pupitres, luminarias o techo raso para sustituir los que se dañaron o los que fueron robados“, aseguró Hibaruma González, quien labora como docente.

La maestra contó que para arreglar las mesas-sillas que ya estaban deterioradas, tuvieron que asignar una a cada representante de los 213 alumnos que hay en todo el plantel, ubicado en el sector El Esfuerzo de la capital anzoatiguense.

Las brigadas educativas inventadas por el chavismo se olvidaron de las escuelas en Barcelona

 

 

 

 

De esa manera es que pudimos solventar. Sin embargo, en mi salón de cuarto grado yo tengo 41 alumnos y solo dispongo de 37 pupitres, razón por la cual diariamente hay cuatro alumnos viendo clases sentados en el piso“.

Mariela Cuárez, supervisora de la escuela, señaló que también carecen de utensilios propios en la cocina y deben preparar los alimentos en ollas prestadas.

Esperemos que este llamado de atención sirva para que las autoridades se acuerden de nosotros. Llevamos años olvidados, a pesar de que se han reportado a través de distintos canales las diferentes necesidades que tenemos“.

Cuárez enfatizó que también son azotados por la delincuencia y los niños están en constante peligro de contraer enfermedades, pues hay un arroyo que pasa justo por atrás del plantel, lo que a su vez provoca que tengan una importante presencia de mosquitos en los seis salones de la institución.