Cecodap pidió investigar denuncia de restitución de curas en Venezuela tras delitos sexuales

 

La ONG Cecodap pidió este miércoles “investigar los hechos” tras un reportaje del diario estadounidense The Washington Post que denuncia el regreso a la Iglesia católica de Venezuela de sacerdotes condenados por delitos sexuales contra menores.

The Washington Post publicó el martes una investigación en la que revisó diez casos que “involucran denuncias de abuso sexual infantil” contra sacerdotes en este país caribeño, encontrando en la mitad de los mismos curas “condenados por cargos de abuso” entre 2001 y 2022 “que fueron liberados antes de tiempo o que no cumplieron ningún tiempo en prisión”.

“En al menos tres casos, a los sacerdotes se les permitió regresar al ministerio”, agregó.

La ONG defensora de derechos de menores Cecodap subrayó este miércoles en una serie de mensajes en Twitter “la importancia de investigar los hechos” ante “la documentación de casos de violencia sexual a niños, niñas y adolescentes dentro de la Iglesia Católica venezolana”, así como “el acompañamiento a las víctimas por parte del Estado y la sanción a los responsables”.

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) ha guardado silencio en torno a la investigación divulgada y no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios de la AFP.

“Ocultar o silenciar este tipo de casos profundiza la violencia, genera nuevas víctimas y normaliza la agresión”, señaló CECODAP.

“La ley prioriza la atención a los niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual y no admite beneficios para los agresores. El Estado debe implementar procedimientos expeditos y efectivos, independientemente de quién sea el agresor”, añadió.

The Washington Post mencionó el caso de un sacerdote de 63 años, identificado como Luis Alberto Mosquera, condenado a siete años de prisión en 2006 por abuso sexual contra un niño de seis años en el estado Lara (oeste).

“No terminó su sentencia. Sus abogados temían por su seguridad en prisión y solicitaron la libertad condicional (…). Mosquera fue liberado después de dos años y regresó a la iglesia”, reseñó. “Todavía es sacerdote”.

“La Iglesia realmente protegía al sacerdote. Le dieron todo el apoyo”, dijo el abogado que representó al niño, Jorge Mendoza, citado por el diario.

The Washington Post lista otros casos en otras regiones como Zulia, Falcón, Anzoátegui o Mérida.

La Iglesia católica ha sido golpeada por centenares de acusaciones y revelaciones de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en todo el mundo, que han tenido alto impacto en América Latina.

AFP