Así le respondió la influencer al chef que la escrachó por pedirle comida gratis a cambio de publicidad

Archivo.

 

Manuela Gutiérrez quedó en medio de un escándalo que se hizo viral esta semana en Twitter, luego de que el destacado chef mexicano Edgar Núñez compartiera un chat que tuvo con ella en donde intentaba cambiarle una comida junto a su novio por unas historias de Instagram.

Por Crónica 

El chat fue capturado y compartido por el gastronómico en su cuenta de Twitter (@EdgarNunezM), y rápidamente se hizo viral. En él, se ve cómo ella le ofrece un canje publicitario a cambio de una comida en su reconocido restaurante Sud777, ubicado en la Ciudad de México.

Nuñéz no dudó en compartir la conversación, a la cual respondió a la propuesta con un simple y contundente: “Jajajajajajaja”. El tweet, que tenía la imagen de la captura y el mensaje “Y en mi gustada sección ‘Gorrones Internacionales’, les dejo a Manuela (con una cuarta parte de mis seguidores)”, tuvo cientos de respuestas y miles de likes.

Y cuando todo parecía finalizado, la influencer Manuela Gutiérrez decidió no quedarse callada y subió a su perfil de Instagram una serie de historias donde contó todo lo sucedido y aclaró qué pasó con el chef.

LA RESPUESTA DE LA INFLUENCER AL CHEF POR EL CHAT VIRAL

En su cuenta personal (@manuguti95), la joven oriunda de Colombia explicó lo sucedido. “Gente, yo no quería pronunciarme sobre el tema, pero no pienso hablar mucho al respecto, solo aclararles unas cuantas cosas”, comienza.

“Yo sé que muchos no están de acuerdo con estas formas de trabajo, pero la realidad es que a muchísimos creadores nos pagan por hacer esto. Cuando nos escriben para ofrecernos sus servicios, nos pagan, y muchas otras veces es normal que uno les escriba. Si él lo tomó mal, no fue mi intención y nos vemos la próxima semana en México”, expresó la mujer.

 

Las historias se encuentran fijadas en su perfil (@manuguti95).

 

En este sentido, sostuvo que nos encontramos “en un mundo donde no todos tenemos que estar de acuerdo con todo”. “Están en su derecho a decirme lo que quieran. A mi parecer no actué mal, solamente estaba haciendo una propuesta de trabajo y si él lo tomó a mal, pues sinceramente no era mi intención”, explicó.

A las personas que me están enviando mensajitos de apoyo se los agradezco infinitamente. Y las que me están enviando mensajes no tan bonitos, no pasa nada, no hay que clavarnos”, continuó.

Leer más en Crónica