Una moto eléctrica estableció increíble récord tras superar los 460 km/h (Video)

Max Biaggi sobre la Voxan Wattman, la moto eléctrica más rápida del mundo, en su configuración aerodinámica que le permitió superar los 460 km/h. | Foto: Cortesía

 

En julio de 2017, ya con 46 años y después de haber ganado cuatro campeonatos mundiales de motociclismo, el piloto romano Max Biaggi, anunció su retiro de las pistas para siempre. Ya se había alejado del mundial en 2015 y continuaba su carrera corriendo en el Mundial de Superbikes, pero un accidente en una pista de Supermotard lo convenció. Ya era tiempo de bajar de los pedalines y empezar a aportar su experiencia para formar nuevos pilotos.

Por Infobae

Lo que seguramente no esperaba Max, era que apenas cuatro años después, sería dueño de una cantidad de récords impresionantes sobre una moto eléctrica, aunque para ser rigurosos con la verdad, no es una moto, sino tres distintas que nacen de una y van sumando apéndices aerodinámicos y carrocería hasta cambiar completamente su fisonomía.

La moto se llama Voxman Wattman, y en realidad es la evolución de otra moto que ya le permitió el año pasado a Biaggi superar por primera vez los 400 km/h entre otras marcas, para un vehículo de dos ruedas eléctrico. En aquel momento se dijo que esos récords tendrían poca vida, y tenían razón.

Las tres versiones de la Voxan Wattman, sin carrocería alguna, con un kit intermedio y con la carrocería completa para máxima velocidad. | Foto: Cortesía

 

Porque la nueva Voxman Wattman, equipada con un motor de 317 kW, equivalentes a 425 CV, y una batería de 15,9 kWh, hace pocos días destrozó aquellos valores que, haciendo un juego de palabras oportuno para la ocasión, ya eran verdaderamente “electrizantes”. La batería no es muy distinta a las de otras motos eléctricas de alta performance como la Zero SR/F, o la Harley-Davidson LiveWire, lo que sí es mucho más potente es su motor eléctrico, con lo que la carga de la batería se consume en apenas un par de “tiradas” mientras que en esas otras motos, tiene una autonomía de varios cientos de kilómetros.

Todo ocurrió a finales de noviembre en una pista en desuso construida por la NASA para el aterrizaje de transbordadores espaciales, en el Centro Espacial Kennedy, Florida. Allí Biaggi pudo romper 19 récords en las tres configuraciones de la Voxman Wattman. La más básica, una moto sin ningún tipo de carenado, la intermedia con coberturas de carrocería parciales, y la que tiene carrozada prácticamente toda superficie posible, y que por supuesto es la que mejores marcas alcanzaría.

El carenado aerodinámico total, no solo cubre al piloto sino que elimina los vórtices que se forman en la cola, permitiendo velocidades de más de 450 km/h. | Foto: Cortesía

 

El récord más sobresaliente por supuesto que sería el de velocidad máxima, para el cuál la Voxman Wattman logró establecer entre la tirada de ida y la de vuelta (así se marcan estos récords promediando), un valor de 455.737 km/h, aunque en el GPS de a bordo, en una de ambas salidas, alcanzó a dejar la plusmarca en 464 km/h. La marca anterior, del propio Biaggi un año antes, había sido de 407 km/h.

Y si bien la lista de récords es extensa y vale la pena analizar por separado, hay otra marca que asombra y asusta, y es haber alcanzado los 367 km/h en la moto sin carenado, es decir, soportando únicamente con su cuerpo, toda la fuerza del viento. Nada mal para alguien que acaba de cumplir en junio pasado los 50 años de edad.

Esta es la lista de récords que estableció la nueva Voxman Wattman con Max Biaggi en sus manillares.

Clase de menos de 300 kg

1 milla, largada en movimiento – kit aerodinámico intermedio: 454 km/h

1 milla, largada en movimiento, sin kit aerodinámico: 368 km/ h

¼ de milla, largada en movimiento, kit aerodinámico intermedio: 293 km/h

¼ de milla, largada en movimiento, sin kit aerodinámico: 285 km/h

1 milla, largada detenida, kit aerodinámico intermedio: 273 km/h

1 milla, largada detenida, sin kit aerodinámico: 260 km/h

1 km, largada detenida, kit aerodinámico intermedio: 223 km/h

1 km, largada detenida, sin kit aerodinámico: 219 km/h

¼ de milla, largada detenida, sin kit aerodinámico: 156 km/h

¼ de milla, largada detenida, kit aerodinámico intermedio: 149 km/h

 

Clase de más de 300 kg

1 km, largada en movimiento, kit aerodinámico intermedio: 408 km/h

1 milla, largada en movimiento, kit aerodinámico intermedio: 404 km/h

1 milla, largada en movimiento, sin kit aerodinámico: 367 km/h

1 km, largada en movimiento, sin kit aerodinámico: 364 km/h

1 milla, largada detenida, kit aerodinámico intermedio: 255 km/h

1 km, largada detenida, kit aerodinámico intermedio: 216 km/h

1 milla, largada detenida, sin kit aerodinámico: 216 km/h

¼ de milla, largada detenida, sin kit aerodinámico: 153 km/h

¼ de milla, largada detenida, kit aerodinámico intermedio: 142 km/h

 

Luego de vivir la experiencia, Biaggi dijo que “una vez que lograste salir y ya estas varios segundos acelerando, y ves el velocímetro en 470 km/h, no lo puedes creer. Es una locura. A esa velocidad el traje vibra en los brazos y en la espalda. Debo decir que mis trajes están muy ajustados en todos los puntos, pero obviamente, a esas velocidades todo es extremadamente relativo. Ese mínimo revoloteo de alta frecuencia genera mucho calor en la piel, casi quemándome”.

“Pero después hay que frenar. A esas velocidades no resulta nada fácil. Hay que cuidar el neumático trasero y tener en cuenta que la temperatura, que en MotoGP es un aliado para mejorar las prestaciones, aquí podría convertirse en tu peor enemigo. En ese momento escuchas ruidos, olores y sensaciones que entran en juego al servicio de tus instintos. Además, hay que frenar en un punto muy preciso para evitar salirse de la pista. Por eso pensamos en poner un pasillo de conos de frenado, que indicaran el punto exacto donde empezar a frenar”, agregó

Las pruebas no se hicieron en un solo día. Biaggi y el equipo de Voxman Wattman estuvieron ocho días, no solo buscando hacer los cambios técnicos necesarios, sino también esperando que las condiciones climáticas fuesen favorables para establecer los récords con la mayor seguridad posible.