El matraqueo es la mejor cosecha que hacen policías y militares en Venezuela

Foto Archivo

 

Un uniforme verde oliva o un camuflaje de un azul intenso, beige y gris en el medio de una carretera no es señal de seguridad. Todo lo contrario.

Por: talcualdigital.com

Es en las alcabalas de militares y policías donde el matraqueo, como se le llama coloquialmente, está garantizado, y que se ha convertido en una especie de impuesto o peaje al margen de la ley.

El número de estos puestos «de control» sembrados en las extensas y descuidadas carreteras de Venezuela ha crecido desde marzo de 2020 con el estado de alarma decretado por el gobernante Nicolás Maduro debido al coronavirus, en el que ha impuesto una cuarentena y aplicado restricciones en la movilización entre estados.

«En estos meses de pandemia ha habido una multiplicación de esos controles, y todo el país está lleno de historias de cómo extorsionan», asegura Manuel Gómez, director general de Acción Campesina, una organización, fundada en 1976, que presta servicios a las organizaciones e instituciones del sector rural y, especialmente, del pequeño productor. «Y el régimen de Nicolás Maduro, por omisión, permite el matraqueo».

Provea conversó con Gómez, quien cuenta cuáles son los elementos estructurales que están impactando negativamente la producción en Venezuela. Sostiene que son muchos, pero puede mencionar los más importantes: el acceso a semillas y agroquímicos, la caída del consumo y un proceso de desinstitucionalización, que tiene como una de las principales manifestaciones el cada vez mayor abuso de las autoridades en los puestos de control.

“Lee la nota completa en talcualdigital.com