De perniles a premios, las estrategias fallidas de Maduro para comprar votos

Se ve una casilla de votación en un centro de votación vacío durante la elección de legisladores municipales en Caracas, Venezuela, 9 de diciembre de 2018. REUTERS / Marco Bello

 

“Tengo en duda construir viviendas, porque pedí tu apoyo y no me lo diste”, gritó Nicolás Maduro cuando intentó castigar a los venezolanos que no dieron su voto tras perder las elecciones para la Asamblea Nacional en 2015.

Los perniles que nunca llegaron: En 2018, Maduro prometió pernil y un bono de 2.000 bolívares (aproximadamente dos dólares en aquella época) a los que se sacarán el carnet de la patria y participarán en las elecciones para concejales municipales. Pero, después de las votaciones, muchas comunidades se alzaron en protesta porque nunca recibieron la comida prometida.

Ahora Nicolás Maduro ofreció premiar a las primeras 100 comunidades que tengan el mayor porcentaje de participación en las próximas elecciones legislativas del 6 de diciembre.

Fotografía cedida por Prensa de Miraflores donde se observa a Nicolás Maduro en un acto en Caracas, (Venezuela). EFE/ Prensa Miraflores SÓLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

 

“Atención UBCH, atención Unidades de Batalla Bolívar-Chávez, vamos a estar pendientes del porcentaje de participación en cada centro electoral y aquellas 100 primeras UBCH que tengan el mayor porcentaje de participación de su comunidad le vamos a dar un premio especial a la comunidad, al pueblo”, vociferó en un acto de campaña.

Indicó que las comunidades tendrán “un premio directo” y que el jefe de las UBCH en la comunidad será el encargado de informar cuál es el bien que necesita el sector.

“La comunidad nos dirá: necesitamos tal cosa y el comando de campaña se mueve y resuelve, compadre”, agregó.

Maduro no explicó de dónde saldrán los fondos para estos premios en medio de una crisis humanitaria que se agravó por la pandemia provocada por el Covid-19.

Los venezolanos esperan para registrarse en un “Punto Rojo”, un área establecida por el partido de Nicolás Maduro, para verificar que emitan sus votos durante las elecciones presidenciales en Caracas, Venezuela, el 20 de mayo de 2018. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

 

El pasado 17 de noviembre, el primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, llamó a las organizaciones afiliadas a verificar, las veces que sean necesarias, que “no se quede nadie sin votar” en las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

Cabello no explicó cómo harán la verificación, pero en el pasado el chavismo ha utilizado los denominados “puntos rojos” -carpas instaladas en las cercanías de los centros electorales- para vigilar de cerca a sus adeptos a través del “carnet de la patria”, un censo paralelo que el chavismo utiliza para entregar ayudas sociales.

El jefe de campaña del PSUV, Jorge Rodríguez, había anunciado antes que para las elecciones de este año no se instalarán los “puntos rojos” porque llegaron a un acuerdo con la minoría opositora que participará en las elecciones.

Con información de EFE.