Steve H. Hanke: Extremaunción para la petrolera estatal de Venezuela

Venezuela atraviesa un colapso económico sin precedentes. El petróleo, el alma de Venezuela, está siendo mal administrado por Petróleos de Venezuela (PDVSA), la empresa petrolera estatal del país. Ante la disminución de los ingresos de PDVSA, el gobierno ha confiado en su banco central para financiar el gasto público. Para satisfacer estas demandas, el Banco Central de Venezuela ha encendido las imprentas y, como la noche sigue al día, la hiperinflación ha vuelto a asomar su fea cabeza.

En total, solo ha habido 62 episodios de hiperinflación en la historia. Venezuela, junto con el Líbano, es uno de los dos únicos países que actualmente experimentan hiperinflación . Hoy, la tasa de inflación anual de Venezuela es de 2.275 por ciento anual, la más alta del mundo.

¿Cómo se pudo llegar a esto? Después de todo, Venezuela tiene las mayores reservas probadas de petróleo crudo del mundo. Con 303,81 mil millones de barriles, son más grandes incluso que las de Arabia Saudita, que ascienden a 258,6 mil millones de barriles. Teniendo en cuenta la extensión de los recursos del país, a la mayoría de la gente le puede parecer sorprendente que la hiperinflación de Venezuela esté vinculada a la mala gestión de PDVSA, una empresa estatal. Pero PDVSA domina la economía venezolana y representa el 99 por ciento de las entradas en divisas de Venezuela. En cierto sentido, PDVSA es la economía venezolana, e incluso para los estándares de las empresas estatales, la empresa está muy mal administrada.

Bajo la dirección de Luis Giusti en el período 1994-1998, la producción de PDVSA se disparó. Esta tendencia cambió en 1999, cuando Hugo Chávez se convirtió en presidente de Venezuela e introdujo al chavismo como la doctrina económica rectora del país. La producción petrolera de Venezuela comenzó a estancarse, una situación que empeoró aún más después del intento de golpe de abril de 2002. Chávez respondió con purgas masivas de los empleados de PDVSA, reemplazándolos por manos “confiables”, las leales al régimen socialista de Chávez.

Después de la caída de la producción de 2002-03, la producción de petróleo de Venezuela se recuperó temporalmente. Sin embargo, con la muerte de Chávez y la asunción de la presidencia de Nicolás Maduro en marzo de 2013, comenzó otra caída de producción. Esta tendencia ha dejado la producción de Venezuela drásticamente más baja que cuando Chávez asumió el poder en 1999 (ver el cuadro a continuación).

 

 

Además de la reducción en la producción de crudo de PDVSA, su capital físico se ha consumido a un ritmo insosteniblemente rápido, con gastos de capital muy por debajo del valor de los equipos que se consumen cada año por depreciación y amortización.

También ha habido una caída en el stock y la calidad del capital humano de PDVSA. En 2017, el presidente Nicolás Maduro nombró a un general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo, presidente de PDVSA, a pesar de no tener experiencia en la industria. Quevedo pronto fue sustituído por Asdrúbal Chávez, primo de Hugo Chávez, a finales de abril de 2020 a pesar de la reputación internacional del nuevo líder como narcotraficante.

Como era de esperar, la mala gestión crónica de PDVSA ha estado acompañada de un colapso reciente en el número de plataformas de perforación petrolera operativas en el campo (consulte el cuadro a continuación). De hecho, se ha informado que, a agosto de 2020, PDVSA no tiene plataformas petroleras operativas.

 

 

Si todo eso no es lo suficientemente malo, las averías de los equipos y el aumento de las tasas de accidentes han contribuido a aún más largos tiempos de inactividad y disminuciones de la producción. Al 1 de octubre de 2020, PDVSA había reportado 42 accidentes e incidentes desde 2003, lo que le costó a la empresa estatal aproximadamente 580 días de producción. Debido a que muchos de los accidentes de PDVSA no se denuncian, y muchos de los incidentes de mala gestión (como el hundimiento de la plataforma de exploración de gas natural “ Aban Pearl ”) no se pueden cuantificar en términos de días perdidos, la verdadera cantidad de días en los que se ha realizado la producción de PDVSA. obstaculizado debido a la mala gestión es, sin duda, mucho más alto que las cifras reportadas.

La menor producción de PDVSA no se debe a la disminución de las reservas de petróleo, sino a una reducción en su tasa de agotamiento. La tasa de agotamiento, la tasa a la que las compañías petroleras están agotando sus reservas probadas, proporciona la clave para comprender la economía de una compañía petrolera y el valor de sus reservas.

La tasa de agotamiento de Venezuela ha estado cayendo rápidamente desde 2007 (ver el primer gráfico). En 2019, se ubicó en 0,121 por ciento por año, lo que indica que a PDVSA le tomaría 569,41 años aprovechar la mitad de sus reservas.

Esto tiene importantes implicaciones económicas. Debido a la preferencia temporal positiva y al descuento, el valor de un barril de petróleo producido hoy es más alto que el valor de un barril de petróleo producido en el futuro, siempre que el precio del petróleo siga siendo el mismo. Dada la tasa de agotamiento increíblemente baja de Venezuela, sus reservas son esencialmente inútiles porque se dejan en el subsuelo durante demasiado tiempo.

Para poner en perspectiva la tasa de agotamiento de Venezuela, considere Exxon, una de las compañías petroleras más grandes del mundo. A fines de 2019, la tasa de agotamiento de Exxon fue de 6,53 por ciento anual, comparable a la obtenida por la mayoría de las principales compañías petroleras. Esa tasa implica que se necesitarían 10,25 años para que las reservas de petróleo de Exxon se agoten a la mitad. Eso es 559,16 años antes de cuando PDVSA agotaría la mitad de sus reservas. Si descontamos al 10 por ciento, el valor mediano de las reservas de Exxon vale el 37,65 por ciento de su valor en boca de pozo (el valor que el productor recibiría si el petróleo se vendiera en boca de pozo y no se distribuyera aguas abajo); no cero, como es el caso de PDVSA.

Gracias a la adopción de Venezuela del socialismo y el chavismo, PDVSA probablemente ha destruido más valor económico que cualquier institución en la historia mundial. Esto trae recuerdos del comentario del presidente George W. Bush de que “este tonto podría caer”. No es de extrañar que el clero se esté preparando para administrar la extremaunción a PDVSA.


Steve H. Hanke es profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. Es miembro senior y director del Proyecto Monedas en Problemas en el Instituto Cato en Washington, DC.

Este artículo se publicó originalmente en National Review el 23 de octubre de 2020. Traducción libre del inglés por lapatilla.com