La dolorosa infancia de Axl Rose de Guns N’Roses: Violencia, abusos y una voz diabólica

Axl Rose detenido por la policía de Lafayette, su ciudad natal. Foto: Archivo

 

La figura de Axl Rose está asociada con los excesos, las drogas, el alcohol, los escándalos tras bambalinas y una larga lista de conflictos con la ley. Pero detrás de ese personaje moldeado por los medios para vender una historia más de la estrella de rock estrellada se encuentra un artista prodigioso y una de las voces más impactantes de la cultura rock.

Por Clarín

La historia del líder y principal compositor de los Guns N’ Roses, la banda de hard rock más popular de la década del 90, tiene un inicio marcado por la violencia intrafamiliar y los abusos de un padrastro despiadado que predicaba la palabra “del Señor” en la iglesia pentecostal.

Para Axl, el rock era obra del demonio, la música era diabólica y su voz tan particular se hizo paso a pura estridencia desde la más profunda oscuridad. A los 58 años, pudo salir del pozo después de haber caído desde lo más alto y hasta se reconcilió con sus viejos compañeros de ruta y escenarios. Detrás de la bandana, de los tatuajes y de esa imagen de rockero ególatra, emerge otro perfil de uno de los cantantes más virtuosos de toda la historia.

Una infancia difícil

El 6 de febrero de 1962 llegó al mundo William Bruce Rose Jr, hijo de Sharon Elizabeth, de 16 años, y de William Bruce Rose Caulfield, de 20. Cuando cumplió tres años sus padres se separaron y quedó al cuidado de su madre, que al poco tiempo se casó con el Reverendo Stephen Bailey, que adoptó a William y le dio su apellido.

Para leer más, ingresa aquí